ALIMENTOS AMIGOS

Las frutas, las verduras y las hortalizas proporcionan gran cantidad de vitaminas, minerales, fibra y agua y aportan muy poca energía.
Las legumbres han sido injustamente desterradas de la cocina en los últimos años. Su calidad nutricional es excelente (gran contenido en fibra, proteínas vegetales de muy buena calidad y un escaso contenido en grasa) y presentan muchas posibilidades gastronómicas, en forma de primeros platos, en guarnición en los segundos platos, en tortillas, en cremas o en ensaladas. Además recuerde que son muy económicas.


El pan, las pastas, el arroz y las patatas deben ser un componente básico en nuestros platos. Estos alimentos los podemos encontrar en muy diversas preparaciones, lo que facilitará la variedad en nuestra mesa.
La leche, los yogures y los quesos representan la mayor y mejor fuente de calcio en nuestra alimentación. El calcio juega un papel fundamental en la formación y el mantenimiento de nuestros huesos (recuerde que los productos desnatados contienen la misma cantidad de calcio que los enteros).
El agua, aunque parezca una obviedad, resulta imprescindible para el buen funcionamiento de todos los procesos de nuestro organismo. El agua, inclusive el agua gasificada, no aporta energía y, por lo tanto, no engorda.

También pueden incluirse entre los alimentos amigos, aquellos que nos ayudan a ganar tiempo y a incrementar la variedad de propuestas gastronómicas:
Los alimentos congelados. La calidad nutricional de los congelados es excelente, si los procesos de transporte, almacenamiento y descongelación se realizan de forma adecuada.
Algunos platos preparados a base de arroz, pasta, legumbres o verduras pueden solucionar de forma rápida, sabrosa y con calidad las comidas o cenas que tiene que preparar con poco tiempo.

Larousse de la Dietética y la Nutrición

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

diecisiete − cuatro =

*