Cuidado de la piel

 Las pieles intolerantes presentan un umbral de sensibilidad menor al de una piel normal, y reaccionan excesivamente frente a estímulos externos (sol, frío, viento) o internos (medicamentos, alimentación, estrés…)
Las pieles atópicas en cambio pierden sus niveles de humedad, nutrición e hidratación debido a que el sistema inmune reacciona excesivamente por factores internos y externos que debilitan la función protectora del manto hidrolipídico. La piel queda desprotegida y produce síntomas como picor intenso, irritación, inflamación y descamaciones que, en ocasiones, derivan en heridas que corren el riesgo de sufrir infecciones.

  Pídenos consejo Farmaceutico, tenemos los mejores tratamientos de salud/belleza a tu alcance.

Cuidado de la piel

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

veinte − cuatro =

*