Dolor muscular (mialgia): Causas

Los calambres musculares también provocan frecuentemente dolores musculares (mialgias). Cuando se experimenta un calambre muscular, el dolor es intenso y repentino. La causa puede radicar en una falta de magnesio. La carencia de magnesio está asociada a un esfuerzo corporal intenso, por ejemplo al practicar un deporte, el sudor provoca la pérdida de magnesio. Si los calambres musculares son frecuentes, otras enfermedades pueden ser las causantes, por ejemplo, enfermedades hepáticas.

El dolor muscular (mialgias) puede estar ocasionado por causas muy variadas. Con frecuencia, se debe a un agarrotamiento muscular (miogelosis) o a una lesión muscular. Otros desencadenantes menos frecuentes del dolor muscular son enfermedades óseas (del esqueleto), desgaste de las articulaciones (artrosis), enfermedades musculares o del sistema nervioso.

Tensión muscular (miogelosis)

Los dolores musculares (mialgias) se producen frecuentemente en el marco de una tensión muscular (miogelosis). El estado de tensión (tonificación) del músculo se encuentra incrementado, el músculo acortado se palpa duro. Este estado se denomina también induración muscular. Los músculos o los grupos de músculos afectados se pueden palpar como pequeños nódulos o protuberancias que no se pueden deshacer completamente mediante masajes. En ocasiones, la tensión muscular permanente puede desembocar en cefalea.

Causas frecuentes de las tensiones musculares son:

Estrés.
Posiciones corporales incorrectas y falta de movimiento: estar sentado delante del ordenador o en el coche durante demasiado tiempo y con una mala postura puede provocar la sobrecarga de los músculos, así como posturas corporales inadecuadas crónicas, sobre todo en la espalda (dolor de espalda) y la zona de los hombros y la nuca, que son los puntos donde más suelen experimentarse los dolores de la tensión acumulada.
Movimientos incorrectos.
Tonificación insuficiente de los músculos y relación desequilibrada entre los distintos grupos de músculos (por ejemplo, entre la musculatura abdominal y lumbar), lo que conlleva posturas corporales inadecuadas y carga incorrecta de los músculos (sobre todo de la columna).
Lesiones musculares (tirón muscular, desgarre fibrilar, desgarro muscular).
Calentamiento preliminar y estiramientos posteriores insuficientes al practicar deporte.

Dolor muscular