La aromaterapia llega a los tratamientos clínicos

La utilización de olores para tratar distintas afecciones es un práctica que cada vez tiene más adeptos. La olorterapia clínica puede ser la solución antes de recurrir a otros tratamientos más agresivos.

La aromaterapia

Cómo funciona

El bulbo olfativo envía sensaciones al sistema límbico y a las amígdalas cerebrales, que son las zonas donde se gestionan las emociones primarias y los comportamientos que están asociados a la supervivencia y a la salud.

Este punto de partida a servido a médicos del hospital universitario de Queensland, en Australia, para proyectar tratamientos a enfermos recién operados, personas con migrañas crónicas u afectados de obesidad mórbida.

Mediante la utilización de determinadas esencias por vía inhalatoria, se pretende que estas personas aceleren los tiempos de tratamiento y recuperación.

La inhalación es una vía rápida para administrar principios activos presentes en las plantas de los aceites esenciales utilizados.

Algunos de los más utilizados en olorterapia clínica, consistente en la inhalación de aceites esenciales previamente quemados son:

Olor a hierba recién cortada para mejorar el estrés y el insomnio
Olor a manzana contra las migrañas
Olor de flores y especias para facilitar los procesos de adelgazamiento
Olor a verbena con vitamina C, para dejar de fumar
Olores averbena y canela para mejorar la dismenorrea
Aromas de eucalipto y tomillo para los problemas respiratorios
Aromas de orégano para combatir la infección
Recuerda que los aceites esenciales deben ser utilizados con precaución. Hay que utilizarlos diluidos en aceite de oliva para no intoxicarse, y no debe hacerse más de seis veces al día, porque pueden causar irritaciones de la mucosa nasal.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

1 × uno =

*