La fibromialgia

  Se caracteriza por una sensación de dolor generalizado y se trata de un proceso de orden reumático y de carácter crónico. Realmente la fibromialgia no provoca alteraciones significativas ni lesiones a nivel celular y de los tejidos, por lo que es complicado realizar un diagnóstico preciso. Su origen se desconoce y hoy en día no existe un tratamiento para combatirla de forma eficaz.

Fibromialgia

Difícil diagnóstico

La forma en que se detecta es aislando e identificando sus síntomas. Para descartar otras enfermedades, como podría ser la artrosis, podemos fijar la atención en los siguientes:

Dolor permanente. El dolor debe ser generalizado y durar al menos tres meses de forma continuada o con períodos variables pero sin llegar a desaparecer.
Puntos gatillo. Existen algunas zonas definidas donde estas personas sienten especial dolor. Se trata de los dieciocho puntos conocidos como los puntos gatillo.
Se localizan en: hombros, espalda, caderas, brazos, piernas. El dolor a la presión debe experimentarse en al menos once de ellos.

Variaciones.

Pueden aparecer otros síntomas en orden de frecuencia como:
sensación de cansancio sin causa
falta de descanso durante el sueño
bruxismo
rigidez por la mañana
dolor frecuente de cabeza
hormigueo en manos y pies
alteraciones intestinales
dificultades para la concentración

Las recomendaciones para mejorar la calidad de vida en este afección, junto con una actitud positiva, son:
Aplicación de calor. Baños y duchas calientes y mantas eléctricas o fuentes secas de calor.
Masajes suaves.
Restringir el consumo de excitantes como chololate, café, té, etc..
Evitar esfuerzos, aunque teniendo encuenta que la falta de actividad es contraproducente.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

diecinueve − 17 =

*