Molestias en el embarazo: Dolor de espalda

Hoy en nuestro blog te contamos cómo puedes protegerla y prevenir dolores.

Durante el embarazo el cuerpo de la futura mamá va experimentando una serie de cambios que obligan a la espalda a adoptar nuevas posturas que pueden ocasionar molestias y dolor.

El Embarazo y los Dolores de espalda

El dolor de espalda durante el embarazo puede estar provocado por diferentes motivos. El volumen de la barriga implica que los músculos de la zona deben trabajar más para conseguir un equilibrio postural. Dado que en ocasiones nuestros hábitos, posturas y actividades no cambian, esto implica una sobrecarga muscular que da lugar al dolor.

Por otro lado no debemos olvidar que las hormonas propias del embarazo pueden ablandar los ligamentos y articulaciones de la pelvis, algo que permite que nuestro cuerpo se prepare para la llegada del bebé. La consecuencia de esto es una mayor curvatura en la parte baja de la espalda, lo que dificultará que podamos tener una postura equilibrada.

¿Cómo podemos prevenir el dolor de espalda?

  • Debemos hacer ejercicio regular, con consentimiento de nuestro médico, para fortalecer los músculos de la espalda. Te recomendamos la natación, los ejercicios aeróbicos en el agua para embarazadas o el yoga, ya que son actividades suaves que te ayudarán a mantenerte ágil y flexible. Algo tan sencillo como caminar puede aportarte también muchos beneficios al tratarse de una actividad aeróbica, que favorecerá la circulación sanguínea.
  • Visita a un fisioterapeuta si los dolores son persistentes, te ayudará a corregir la postura lo que te beneficiará de cara al parto y al postparto.
  • Practica los ejercicios de Kegel, que ayudarán a fortalecer la musculatura pélvica.

El ejercicio ha de convertirse en tu mejor aliado para prevenir las molestias en la espalda. Pero además debemos cuidar las posturas o movimientos que hacemos, pues a medida que tu barriga crece lo más cotidiano puede convertirse en un problema.

¿Cómo podemos adoptar buenas posturas durante el embarazo?

  • Estando de pie:
    • Cambiar de postura cada quince minutos. Es conveniente mantener las piernas separadas para equilibrar el peso.
    • Tener un pie siempre en alto, un taburete bajo, un escalón puede ayudarte. Ve alternando cada pie.
  • Estando sentada:
    • La zona lumbar ha de quedar perfectamente apoyada, para ello puedes ayudarte de un cojín que colocarás en la parte baja de la espalda.
    • Las rodillas siempre han de quedar un poco más bajas que las caderas.
    • No cruces las piernas.
    • Intenta no estar sentada más de una hora seguida.
  • Estando tumbada:
    • La mejor postura para estar acostada será de lado con las rodillas flexionadas.
    • Utiliza un almohadón entre las piernas.
    • Para levantarte de la cama, gira el cuerpo hacia el lado por donde quieres salir y ayúdate de los brazos para sentarte en la cama y levantarte.

Adoptando buenas posturas y realizando ejercicio de manera constante conseguiremos que nuestra espalda sufra lo menos posible y estemos en buena forma de cara al parto.

¿Y tú?, ¿cómo cuidaste tu espalda durante el embarazo?

Fuente: ElClubdelasMadresFelices.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

tres × 2 =

*