Vitaminas y minerales que debes consumir en el embarazo

Vitaminas y minerales

Vitaminas

Vitamina A: esta vitamina actúa sobre las mucosas, la piel y los huesos. Puedes incorporar esta vitamina a tu organismo consumiendo leche, huevos y zanahorias.
Vitaminas del grupo B: son necesarias para el desarrollo de células y tejidos. Consumiendo leche, cereales, huevos y verduras incorporarás vitaminas del grupo B.
Vitamina C: estas vitaminas funcionan como antioxidantes naturales en el organismo, absorben el hierro y previenen infecciones. Los cítricos son una gran fuente de vitamina C.
Vitamina D: esta vitamina contribuye a la formación del esmalte de los dientes, y contribuye a que los huesos incorporen los minerales que consumen. La vitamina D se encuentra presente en el hígado, la leche y los huevos.

Minerales

Hierro: es fundamental para que el organismo produzca hemoglobina. Esta sustancia de la sangre suministra al feto oxígeno. Para reforzar los niveles de hierro en sangre, el médico, generalmente prescribe suplementos vitamínicos. El hierro también se encuentra presente en alimentos como legumbres, hortalizas verdes, cereales integrales y frutos secos.
Ácido fólico: En el embarazo el ácido fólico es fundamental, y en esta etapa se requiere que se incrementen los niveles normales de este mineral. El ácido fólico interviene en el desarrollo del sistema nervioso del feto, previene malformaciones como la espina bífida y lesiones medulares. Es fundamental que consumas ácido fólico en el primer trimestre. Este mineral se encuentra presente en las espinacas, guisantes, brócoli, melones, dátiles y plátanos. (ver: la importancia del ácido fólico)
Zinc: La deficiencia de zinc puede ser muy riesgosa durante el embarazo. El zinc te ayudará a prevenir nauseas, y contribuirá al correcto desarrollo del bebé. Está presente en el salvado, quesos duros, arenques, y carnes rojas.
Calcio: es básico para la formación de la estructura ósea del feto, y para mantener los dientes y los huesos de la madre en perfecto estado. El calcio está presente en los lácteos, las legumbres, los frutos secos y las zanahorias.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

dos × cuatro =

*